El “sexting” aumenta las relaciones sexuales de riesgo

Publicado 1st octubre 2012 en Saludable

El inglés es rápido y práctico para dar nombre a las cosas y a las formas de actuar que nacen de nuestros nuevos comportamiento. A la actividad sexual vía móvil la llaman sexting. Se refiere la expresión al envío de mensajes e imágenes explícitas, normalmente vía whatsapp. En español aún no tenemos palabra. 

Esta práctica podría parecer una actividad menor, sin riesgos, pero un estudio asegura que no y asocia en los adolescentes el sexo vía móvil con una mayor probabilidad de un comportamiento sexual de riesgo.

El trabajo concluye que el riesgo es aún mayor en el caso de los adolescentes de más edad y que no son heterosexuales.

Los investigadores trabajaron con 1.839 estudiantes de instituto que contestaron a un amplio cuestionario. El 75% de los que participaron tenían teléfono móvil y lo usaban todos los días. De ellos, casi el 16% reconocido haber enviado algún mensaje de sexo explícito o una foto y casi el 54% aseguró conocer a alguien que practicaba sexting.

Según su análisis, los adolescentes que practicaban sextingeran siete veces más propensos a ser sexualmente activos que los que aseguraban que no usan el móvil con fines “sexuales”.

Leer más.. »

Localizado el lugar exacto donde se creó el amor

Publicado 27th junio 2012 en Bienestar

Investigadores de las universidades de Concordia (Canadá), Sycaruse y Virginia Occidental (Estados Unidos) y el Hospital Universitario de Ginebra en Suiza han descubierto el sitio exacto del cerebro en el que se originan los sentimientos que se experimentan cuando alguien está enamorado. En concreto, han descubierto que el amor está en la misma zona cerebral de la adicción a las drogas y, vinculado al lugar donde se origina el deseo sexual, aunque ambas zonas están separadas.

Estudios del cerebro previos ya habían demostrado que las emociones humanas se originan en el llamado sistema límbico, un conjunto de estructuras importantes que incluyen el hipocampo y la amígdala, entre otras. En esta región se controlan las emociones, la conducta, la atención, el estado de ánimo, la memoria, el placer o la adicción.

Hasta ahora, sin embargo, había sido muy difícil ubicar el lugar exacto del amor, porque tal como señalan los expertos, a diferencia de otras emociones “concretas” como la ira o el placer, es mucho más complejo y abstracto y parece involucrar muchas áreas del cerebro.

Para este trabajo se revisaron 20 estudios que habían analizado la actividad cerebral del amor y el deseo sexual, cuyos participantes se sometieron a escáneres de FMRI (imágenes de resonancia magnética funcional) para observar la actividad de su cerebro mientras estaban comprometidos en tareas relacionadas a imágenes eróticas o a observar la fotografía de la persona de quien estaban enamorados.

Los resultados de los estudios revelaron que dos estructuras del cerebro en particular, la ínsula y el núcleo estriado, eran las responsables tanto del deseo sexual como del amor. La ínsula es una porción de la corteza cerebral que está plegada en una zona entre el lóbulo temporal y lóbulo frontal, mientras que el núcleo estriado está localizado cerca, en el cerebro anterior.

Los científicos observaron que tanto el amor como el deseo sexual activan diferentes áreas del núcleo estriado, que a su vez se activa también con otras cosas que producen placer, como la comida. No obstante, el área del núcleo estriado que se activa con el amor es mucho más compleja y, aunque también se activa con el placer o deseo sexual, solo funciona cuando hay algo con “un valor inherente” para activarla, han explicado los científicos.

Nadie había colocado estos dos sentimientos juntos para ver cuáles eran los patrones de activación”, explicó el director del estudio. Reconoció que, aunque pensaban que ambos estarían “completamente separados”, los estudios han concluido que mientras el placer es más específico “el amor es más abstracto y complejo y, por lo tanto, menos dependiente de la presencia física de otra persona”.

Fuente: 20 minutos (publicación digital)

Comentarios: Closed Etiquetas: , , ,

Contra la crisis….sexo

Publicado 29th mayo 2012 en Bienestar

La crisis y los recortes todavía no hay llegado a la cama de la mayoría de los españoles. Tres de cada cuatro españoles está satisfecho con sus relaciones sexuales  y opina que una buena vida sexual mejora, sobre todo, su estado de ánimo, según revela un estudio internacional elaborado por la marca de condones Durex.

El ‘Informe Durex sobre Bienestar Sexual’, elaborado a partir de encuestas a más de 29.000 personas de 36 países diferentes, indica que la crisis económica no ha mermado el interés de los ciudadanos por el sexo.

Esta es, por lo menos, uno de los motivos para mejorar el ánimo para la gran mayoría de los griegos (83%), que consideran que una buena vida sexual mejora su estado de ánimo. España les va a la zaga, pues un 72% de lose encuestados señala que las relacionesgeneran buen humor y mejoran el estado de ánimo.

“Aunque pueda parecer una contradicción no lo es”, señala Francisca Molero, directora del Instituto de Sexología de Barcelona y asesora de Durex. “El sexo también depende en buena medida de los factores sociales que la persona esté viviendo y es cierto que si se está atravesando por un mal momento económico las ganas de tener relaciones y la satisfacción sexual disminuyen”, explica. “Pero si la crisis no es tan acuciante, tan extrema, o hay un grado de aceptación de la situación, el sexo actúa como una válvula de escape, se libera dopamina, el sexo satisfactorio mitiga la ansiedad y ayuda al estado anímico“, comenta esta especialista.

Pero no es el único beneficio. Estar menos estresado (61%), convertirse en mejores parejas (51%), sentirse mejor (44%), aumentar de la energía (42%) y la menor propensión a la infidelidad (33%) también son factores importantes.

En general, el 74% de los españoles encuestados se considera satisfechos con su vida sexual, lo que sitúa España en la décima posición -por encima de Francia, Italia o el Reino Unido- en el ranking mundial que encabezan Nigeria e Indonesia (85%).

Placer sexual

El porcentaje de españoles que declara que sus parejas son buenas proporcionándoles placer sexual es aún mayor (80%) y se sitúa por encima de la media mundial (75%). Y si la cosa no funciona, casi la mitad de los españoles opta por hablar de sus preferencias sexuales con su pareja.

El informe revela igualmente que los españoles están introduciendonuevos elementos en sus relaciones, pues ha aumentado en seis puntos respecto a la encuesta anterior el porcentaje de parejas que usan lubricantes (39%). Entre ellos, los lubricantes (39%) -donde aumenta su utilización respecto a la encuesta de hace cinco años- son el elemento más utilizado por los españoles para incrementar el placer en las relaciones, mientras que un 28% por opta por usar juguetes sexuales y un 27% busca habitualmente información en internet.

“Lo que se está viendo es que los juguetes eróticos y demás son cada vez más demandados, sobre todo, por las mujeres. En las relaciones estables ayudan a romper la monotonía y, aunque tampoco se utilicen siempre, sirven de refuerzo positivo y nunca de sustituto del hombre”, explica la doctora Molero.

Según esta encuesta, visitar a un terapeuta o a un consejero de pareja aparece como la opción a la que menos se recurre por los españoles (3%), un dato que para la doctora Molero tiene una explicación: “En realidad en los últimos años hay un aumento significativo de personas que acuden a especialistas cuando tienen un problema. Esto no es contradictorio con los resultados de la encuesta, ya que el fallo está en pensar que cuando hay un problema sexual éste se solucionará de forma natural con el tiempo. Cuando la gente se da cuenta de que el problema se ha enquistado es cuando acude a terapia”, comenta esta experta.

Otro dato significativo se centra a las nuevas experiencias a las que estarían dispuestos a someterse los encuestados. Uno de cada cuatro españoles manifiesta que le gustaría practicar sexo con más de una persona a la vez, mientras que un 11% quisiera incluir el ‘striptease’ en su vida sexual, mientras que a un 10% le gustaría incluir los masajes dentro de sus practicas sexuales habituales.

Este estudio es el primero de una serie de siete entregas que Durex realizará a lo largo del año y en la que incluirán temas como la seguridad en las relaciones sexuales. “De este tema lo único que se puede adelantar es que mientras que los jóvenes adultos tienen clara la idea de la necesidad de utilizar métodos seguros, aquellos más mayores no están tan concienciados. ¿Por qué? Por varias razones. Muchas personas de más de 30-40 años vienen de haber tenido pareja estable y cuando empiezan a tener relaciones con otras personas no utilizan preservativos u otros métodos. Algunos, por ejemplo, creen que no tienen erecciones por culpa del preservativo… Esto es lo que hay que evitar”, explica Francisca Molero.

Bibliografía: www.elmundo.es

Firmado: Sara Gordo

Comentarios: Closed Etiquetas: , , ,

La “tele” influye en la sexualidad de los jóvenes

Publicado 18th mayo 2012 en Bienestar

Se mire donde se mire buena parte de las series o las películas que se programan en la ‘pequeña pantalla’ suelen tener escenas eróticas. Y este contenido influye directamente en los pensamientos, comportamientos y expectativas sexuales de los adolescentes. Lo demuestra un estudio elaborado por científicos del Instituto Pacífico de Investigación y Evaluación de EEUU.

El trabajo, publicado en “Media Psychology”, ha sido dirigido por Deborah Fisher y ha contado con la participación de 1.012 adolescentes de entre 12 a 16 años.

“Pocos estudios han examinado la influencia de la exposición a contenido sexual televisivo en la sexualidad del adolescente o cómo la intervención de los padres puede reducir los efectos negativos de la visión de dicho contenido. Este estudio investiga las relaciones entre la exposición a una programación sexual sugerente, las estrategias de mediación parental, y tres tipos de resultados: la participación del adolescente en el sexo oral, las relaciones íntimas sexuales y las futuras intenciones de participar en ellas”, introducen los autores en su estudio.

Durante las últimas tres décadas, se ha acumulado mucha literatura científica sobre las posibles influencias negativas del contenido sexual televisivo en los menores. Sin embargo, existen pocos trabajos que valoren la eficacia de las estrategias de los padres para intervenir en el contenido televisivo que sus hijos se ven. “Esta puede ser activa o instructiva (hablar con los niños acerca de la ‘pequeña pantalla’, restrictiva (establecer normas y límites) o compartida (verla con ellos)”, aclaran.

En la investigación los participantes documentaron el número de horas a la semana que pasaban delante de la televisión y la frecuencia con la que veían programas con contenido sexual. Además, se indagó en control televisivo que ejercían los padres, y en el comportamiento sexual de los hijos.

Los datos revelan que tal y como “se ha demostrado en estudios anteriores, la exposición al contenido sexual en la adolescencia se relaciona con una mayor probabilidad de haber tenido sexo oral y coito vaginal, con más intención de participar en relaciones íntimas en el futuro y una menor probabilidad de percibir que las relaciones sexuales pueden acarrear consecuencias negativas o problemas de salud. Todos estos efectos se mantuvieron tras tener en cuenta otros factores (edad, sexo, origen étnico…) que pudieran alterar los resultados”, documenta el equipo de la doctora Fisher.

Es importante destacar que “la mediación de los padres es decisiva a la hora de luchar contra los efectos negativos de la tele. En particular, la imposición de límites al contenido visualizado y al tiempo de exposición se relacionó con una menor probabilidad de que el hijo o hija hubiera mantenido sexo oral o relaciones sexuales completas. Del mismo modo, la mediación restrictiva se asoció negativamente con intenciones para participar en el coito vaginal en el futuro”.

Para Carlos de la Cruz Martín-Romo, sexólogo y psicólogo, “la ‘tele’ y los padres no son los únicos que educan a los adolescentes. La escuela, los medios de comunicación o los compañeros, también ejercen su influencia en los chicos y chicas. Por este motivo, en la iniciación en las relaciones sexuales entran en juego muchos otros factores, además de la mediación paterna”.

Cuando los padres discutían con sus vástagos el contenido sexual de las series, los menores tenían menos posibilidades de “querer practicar sexo en el futuro”, documentan los científicos estadounidenses.

Para sus autores, es importante destacar que cuando “un programa proporciona material educativo, el hecho de que la televisión se vea en familia aumenta la efectividad del mensaje. Un ejemplo, los espectadores adolescentes de un episodio de ‘Friends’, que mostraba un embarazo no deseado, y visualizaron el capítulo con sus progenitores tenían una tendencia mayor a cambiar sus creencias acerca de la eficacia del preservativo como medida de protección”.

Para el psicólogo español, “tan importante es lo que se habla de sexo con los hijos, como la forma de hacerlo. Es necesario que en las conversaciones el sexo no se lleve al terreno de lo prohibido, sino al de lo íntimo. Al igual que es trascendental explicar a los menores la necesidad de utilizar métodos anticonceptivos para evitar enfermedades de transmisión sexual y embarazados no deseados”.

El experto español insiste en que hoy en día “la mayoría de series y películas contienen escenas eróticas y entra dentro de lo normal que un chico a partir de los 12 ó 13 años visualice alguna de ellas. De lo que se trata es de establecer criterios razonables para lo que se puede ver y lo que no y explicarlos racionalmente”.

Aunque el objetivo último, según sus palabras, sería que “los chicos y chicas aprendan a ver las películas y a discernir qué es realidad y qué es ficción y que entiendan el tipo de escenas que ven”.

En este sentido, la directora del ensayo Deborah Fisher, reconoce a ELMUNDO.es que “los mensajes que envían los padres a sus hijos a través del comportamiento y de las conversaciones activas tienen un efecto. Para ser más eficaz, las conversaciones con los jóvenes debe empezar cuando menores y continuar en la edad de una forma apropiada a medida que los niños se hacen mayores”.

Insiste la experta en que “cuando se presenta una escena de sexo en la televisión, los padres a menudo se exaltan y transmiten las consecuencias negativas. Estas reacciones pueden dar lugar a expectativas irreales sobre el sexo de jóvenes y sus posibles consecuencias”.

La doctora Fisher cree “para los jóvenes sin experiencia sexual, las representaciones de sexo en la tele son más propensas a tener influencias negativas cuando exageran los resultados positivos y minimizan u omiten los mensajes sobre los riesgos potenciales, las precauciones y la responsabilidad. Estas representaciones no realistas pueden dar lugar a actitudes e intenciones que promueven la adopción de comportamientos de riesgos. Otras condiciones de la preocupación respecto a la juventud y la visualización de contenido sexual el contenido sexual con violencia y/o/ el contenido denigrante hacia un grupo en particular (como algunos juegos de video retratos ‘de las mujeres como prostitutas”.

Las formas de utilizar un contenido sexual televisado para crear efectos positivos, según la experta, son las historias “de ficción que proporcionan las representaciones más realistas y pro-sociales de las situaciones sexuales, tales como retratos de personajes que toman las precauciones sexuales y lidian con las consecuencias negativas de las malas decisiones”

Bibliografía: www.elmundo.es

Firmado: Sara Gordo

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...