Cómo curar las picaduras de medusas

Publicado 18th julio 2012 en Patologías

Como casi todos los veranos el disfrute de las playas se está viendo interrumpido por la aparición de miles de medusas. Así es cuando el calor llega tras un invierno de pocas lluvias. Ya las han sufrido en las playas andaluzas, del Levante y Cataluña. 

El motivo de la proliferación de medusas en ambientes calidos oceánicos como el mediterráneo, es debido a circunstancia medioambientales como la escasez de lluvia, que reduce el agua dulce en las zonas costeras y que tan poco les gusta a estos celétereos. Asimismo, los vientos y el aumento de los vertidos tóxicos favorecen su aparición.

La primera recomendación es seguir los consejos de los efectivos de Cruz Roja en las playas, o en su defecto de los sistemas de vigilancia que activan el protocolo de información a los usuarios, y que suelen informar de dónde se encuentra los bancos de medusas.

El responsable del Proyecto Medusa, del Instituto de Ciencias del Mar,  aclara que “una medusa nunca atacará a una persona”. Las picaduras se producen solo cuando ésta detecta un cambio de temperatura y activa sus células urticantes ante la posibilidad de que se trate de una presa.

La crema solar es “un buen aislante” que, aunque no evita las picaduras, si actúa como película protectora que reduce el número de células urticantes que se activan y con ello las molestias.

Cómo actuar ante una picadura de medusa

Pero si pese a todo, nos pica una medusa sentiremos dolor y picor local. La picadura de este organismo, de cuerpo gelatinoso y apariencia inofensiva, es uno de los temores de los bañistas cada verano. Actuar ante esa picadura es sencillo:

  • Lavar la zona con agua salada mejor que con agua dulce para evitar que se extienda.
  • Aplicar compresas frías para aminorar el dolor y el picor.
  • Si existe algún tentáculo clavado sacarlo utilizando guantes para evitar que se clave en la persona que lo esta extrayendo.
  • Usar vinagre para ayudar a que se desprenda de la piel.
  • Y nada de orina.

El doctor Javier Montero, desmiente que utilizar agua dulce o orina para limpiar la herida pueda servir para mejorar o reducir el dolor. Del mismo modo, está contraindicado el uso de arena para cubrir o frotar la herida, ya que conseguiremos extender la erupción cutánea mucho más.

El paciente “mejorará mucho” si durante las primeras 48 ó 72 se hecha una pomada que contengan antihistamínicos y corticoides. La lesión no dura más de tres días, el dolor intenso entre 30 y 60 minutos, aunque puede llegar a las 6 ó 7 horas.

La mayoría de las picaduras suelen producirse en brazos y piernas, donde se observa una urticaria que ocasiona una marca como la que produce un látigo, una erosión con pústulas que provocan un intenso picor y dolor a nivel local donde se encuentra la picadura.

En general, no pasará más. Sin embargo, el doctor Montero recuerda que existe un numero reducido de pacientes que pueden presentar un ‘shock’ anafiláctico por una reacción alérgica al tóxico de la medusa

Tienen que tener especial cuidado los bebés por tener un sistema inmunológico inmaduro, y las personas mayores, sobre todo aquellas que presentan patologías de base cardiovascular o están polimedicados.

Fuente: salud y belleza publicacion digital

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...