Rape alangostado

Publicado 12th agosto 2014 en 2º Plato, Recetas

Receta muy sabrosa y sana, rape-alangostado-xl-668x400x80xX idónea para personas con altos niveles de colesterol siempre y cuando controlen la cantidad de salsa que acompaña a este plato:  

INGREDIENTES (2 personas)

  • Lomos de rape  
  • Pimentón dulce
  • Sal
  • 3 cucharadas mahonesa Light
  • 3 cucharadas de tomate natural triturado
  • 3 cucharadas de zumo de naranja
  • 1 cucharada de mostaza

ELABORACIÓN:

  1. Sazona el lomo de rape.
  2. Extiende el pimentón sobre un papel de aluminio y pasa el lomo hasta que quede bien impregnado
  3. Envuelve el lomo con el papel de aluminio y ponlo a cocer en una cazuela con agua y un puñadito de sal durante 6 minutos a fuego lento.
  4. Retíralo, deja enfriar un poco y córtalo en rodajas de aprox. 0,5 cm.
  5. Para la salsa especial: mezcla en un bol, la mahonesa light, el tomate triturado natural, el zumo de naranja y la mostaza.

Beatriz García González

Nutricionista y Ed. nutricional

Comentarios: Closed Etiquetas: , , ,

A vueltas con el café

Publicado 17th mayo 2012 en Saludable, Sin Categoria

El café, como muchos de los alimentos que consumimos habitualmente (el aceite de oliva, los pescados azules, los lácteos, los huevos y un largo etcétera) ha sufrido a lo largo de la historia reciente movimientos pendulares en la percepción de sus propiedades; oscilando, según las épocas, entre dañino a beneficioso según los resultados cambiantes de las publicaciones científicas.

En la más reciente publicada -en ‘The New England Journal of Medicine’-, el café, en sus diferentes versiones de normal o descafeinado, se erige como factor protector contra la mortalidad total y la mayor parte de las enfermedades más comunes, con la única excepción del cáncer. El estudio supera en calidad numérica a publicaciones previas ya que los investigadores siguieron a unos 400.000 sujetos por un periodo de 15 años durante el que se produjeron más de 50.000 muertes. Su diseño es prospectivo observacional, y esto último hace que no pueda haber realmente prueba de causalidad como la encontraríamos en un estudio de intervención.

De ahí que debamos tomar los resultados con precaución ya que la experiencia demuestra que raramente los resultados de un estudio observacional, sea con el nutriente que sea, se confirman cuando se aplica el rigor y la evidencia científica de un estudio de intervención randomizado.

En este caso se da la circunstancia curiosa de que los resultados son diametralmente opuestos dependiendo de cómo se lleven a cabo los análisis. Inicialmente el consumo de café se asoció con un riesgo mayor, pero eso se debía a que el consumo de café coincidía con una dieta peor y un consumo más elevado de tabaco. Solamente tras corregir o ajustar esos factores de confusión es cuando emerge la protección del café.

Otro aspecto preocupante es el hecho de que el consumo de café solo se recogió una vez, al principio del estudio y a través de un cuestionario con todas las deficiencias de información más precisa que se hubiera necesitado conocer, incluyendo una manera precisa de medir el consumo de café normal o descafeinado y la manera de preparación, algo muy importante para dar más pistas acerca de qué componentes del café podrían ser responsables del efecto y poder avanzar en los mecanismos.

El hecho de tener sólo un punto histórico de referencia nos impide conocer qué sujetos cambiaron sus hábitos durante los 13 años de seguimiento, no sólo en lo que se refiere al café sino, más importante, a los otros factores de riesgo como el tabaco o la dieta. De nuevo, esto es un factor tremendo de confusión, que aunque los autores tratan de apañar matemáticamente, no deja de ser un ‘apaño’.

En resumen, no podemos lanzarnos a dar recomendaciones basadas en un solo artículo, no importa en qué revista se publique y además teniendo en cuenta el diseño del mismo que es meramente observacional y con una información muy poco detallada. No hay duda de que la mayor fuerza del mismo se encuentra en el tamaño de la población y la duración del seguimiento. Sin embargo, conviene añadir esta información al conjunto de publicaciones que se han generado sobre el tema.

En general, la tendencia sugiere que el consumo de café parece ser beneficioso y además el efecto es acumulativo, es decir, que es más protector con cuatro o seis tazas al día que con sólo una o dos. Sugiriendo esto una dosis-respuesta, pero recordemos que no es una intervención.

Además, es importante añadir, que además de los efectos sobre mortalidad, hay otro aspecto muy importante en nuestra sociedad actual que está ‘envejeciendo’: el declive cognitivo que se produce con la edad y la disminución de la vitalidad. En este caso, el consumo de café está emergiendo como un factor que puede proteger, o al menos reducir, la rapidez con la que se produce este descenso de la capacidad cognitiva así como otras enfermedades neurológicas, incluida la depresión.

Por lo tanto, de una manera u otra, lo que sí parece cierto es que para aquellos que tomamos café, no hay por ahora razón aparente para que cambiemos este hábito, especialmente si lo hacemos ‘a la Mediterránea’, es decir, con tertulia incluida. Para aquellos que no lo toman o lo hacen en pequeñas cantidades, hay que tener en cuenta que puede ser porque su consumo altera la calidad y cantidad de sueño, que es algo esencial para mantener la salud, así que probablemente sea peor en este caso el remedio que la enfermedad.

Bibliografía: http://www.elmundo.es/elmundosalud

Firmado: Sara Gordo

Comentarios: Closed Etiquetas: , , ,

EXTRACTOS NATURALES PARA COMBATIR LA OBESIDAD

Publicado 6th febrero 2012 en Come sano, Patologías

La naturaleza tiene la llave para muchos de nuestros males. Es el caso de la obesidad. Científicos de la Universidad de Granada han descubierto cuatro extractos naturales de origen vegetal que podrían ayudar a prevenirla y combatirla.

Dos de los extractos naturales utilizados para este trabajo, cuyo nombre no puede facilitarse aún por motivos de confidencialidad, mostraron en los ensayos la capacidad de inhibir la actividad de una de las principales enzimas implicadas en la ruptura de los lípidos procedentes de la dieta, lo que podría conducir a una reducción en la absorción de los mismos.

Otros dos de los extractos utilizados mostraron la capacidad de inducir la hidrólisis de los triglicéridos acumulados en el interior de las células grasas, reduciendo el contenido en grasa de las mismas.

Reducción del colesterol y los triglicéridos

La administración junto con la dieta de uno de estos extractos a ratas obesas redujo de forma significativa los niveles de triglicéridos y colesterol en plasma en un 67 y 49% respectivamente con respecto a un control de ratas obesas tratadas con dieta sin extracto.

Asimismo mejoraron de forma significativa los niveles de glucosa e insulina en plasma y otro de los extractos redujo los niveles de ácidos grasos libres en plasma en un 68% con respecto a un control de ratas con obesidad tratadas sin extracto.

Los autores de este trabajo recuerdan que la legislación actual no permite la introducción de ningún medicamento en los alimentos, pero sí la utilización de un compuesto de origen natural que sea de consumo habitual por humanos para poder incluirlo como ingrediente activo en un alimento.

Por tanto, los cuatro extractos, al provenir de vegetales de consumo humano, podrían ser utilizados como suplementos nutricionales o ser añadidos a algún alimento, una vez demostrada su efectividad en estudios con humanos.

Aunque los investigadores de la Universidad de Granada aseguran que los resultados obtenidos son “muy prometedores”, todavía deben ser analizados en nuevos estudios con animales para evaluar y confirmar sus efectos, antes de poder ser utilizados en estudios con humanos.

BIBLIOGRAFIA: http://www.20minutos.es/noticia/1295525/0/extractos-naturales/combaten/obesidad/

Firmado: Sara Gordo

Salud cardiovascular en navidad: Turrón y mazapán con almendra

Publicado 27th diciembre 2011 en Come sano

Estamos en navidad, y pese a que la gran mayoría, se plantea como objetivo cuidar más su alimentación en el próximo año es casi “inevitable” comer algún turrón o mazapán. Por casi todos es conocido que no son precisamente los alimentos que más benefician a nuestra salud. Teniendo todo esto en cuenta, la mejor opción es optar por los dulces navideños que tengan base de almendra. Son lo menos dañinos ya que la almendra contiene un tipo de grasa beneficiosa para nuestra salud cardiovascular, aunque esto no supone que podamos abusar de ellos.

Para que nos quede un poco más claro, os informamos de que el turrón Jijona está elaborado con un mínimo de 64% de almendras, mientras que el turrón de yema sólo contiene un 45%. En el lado opuesto tenemos los turrones de chocolates, mantecados y polvorones contienen un alto porcentaje de grasas saturadas que favorecen la obesidad, el aumento del colesterol. Si a esto le sumamos que la cantidad ingerida de comida y alcohol es mayor en este corto periodo de tiempo….la combinación es “mortal” y es la explicación perfecta de ese aumento de peso tan exagerado que una gran parte de la población.

La Federación Española del Corazón (FEC) recuerda que durante las Navidades es habitual incrementar la grasa visceral, la que ser deposita en el abdomen. Esta grasa tiende a aumentar mucho el riesgo de enfermedad de los vasos del corazón y del cerebro. Por ello conviene mantener a raya el perímetro abdominal (hasta 102 cm los hombres y 88 cm las mujeres)

¡OJO CON LOS “LIGHT” Y LOS “SIN AZÚCAR”!

En pacientes diabéticos, por ejemplo, el consumo masivo y descontrolado de dulces puede ocasionar, además, el descontrol de los niveles de glucosa, empeorando o generando un riesgo importante de enfermedad cardiovascular.

Es importante no caer tampoco en la “trampa” de los alimentos “sin azúcar” o “sin azúcares añadidos”. La FEC explica que no hay que caer en el error de pensar que estos productos son beneficiosos para nuestra salud. No llevan azúcar pero suelen ser altos en grasas saturadas y aumentar así los niveles de colesterol.

Mucha gente pone la excusa de que “es una época festiva” donde la comida y la bebida son los protagonistas, la FEC recuerda, especialmente a aquellos que sufren hipertensión arterial, insuficiencia cardiaca, cardiopatía isquémica, diabetes o angina de pecho, que es vital que controlen los excesos, para evitar descompensaciones o problemas mayores.

POCA SAL Y POCA GRASA

En cuanto a los platos principales, es aconsejable evitar excesos de sal y utilizar aceite de oliva en la cocina, puesto que éste, además de ayudar a disminuir los niveles de colesterol, beneficia el control de la hipertensión arterial, a diferencia de otros aceites vegetales como el de palma.

Es preferible cocinar al vapor, al horno, a la parrilla o la plancha antes que frita, aunque sea con aceite de oliva. Es también conveniente incluir en nuestros menús navideños alimentos bajos en grasa como el pescado o el pavo.

Bibliografía: http://www.20minutos.es/noticia/1259537/0/turrones-mazapanes/cardiosaludables/almendra/

Firmado: Sara Gordo

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...