¿Quieres bajar de peso?

Publicado 20th enero 2014 en Esculpe tu figura

Empieza a comer despacio. Saborea y disfruta cada una de tus comidas. Está comprobado que las personas que comen despacio consumen menos calorías y pesan menos que aquellos que lo hacen con prisa.

Cuanto más lento comemos, necesitamos una menor cantidad de alimento para sentirnos satisfechos.

La razón es sencilla, la sensación de saciedad en realidad no proviene de nuestro estómago sino de nuestro cerebro; es decir al comer más despacio le damos tiempo a nuestro cuerpo de completar el intercambio de comunicación con el cerebro, en el que finalmente dicta la señal para dejar de comer al sentirnos satisfechos o llenos.

En los últimos años, la ciencia ha respaldado este conocimiento común con estudios en los que se ha medido el tiempo de una comida, la cantidad ingerida y la sensación de saciedad. Los resultados han sido consistentes: comer más lento se traduce en comer menos aún sintiéndose satisfechos.

Estudios confirman los beneficios de comer despacio

bajaEl estilo de vida acelerado ha cambiado los hábitos de alimentación de la población. En ocasiones las personas no se dan tiempo para comer sentados y con calma, lo cual puede ser perjudicial para su salud, ya que la elección de alimentos cuando se vive deprisa puede limitarse a aquellos altos en calorías y el cerebro no tiene la capacidad de reaccionar ante la elevada carga de energía que acabas de consumir. Adicionalmente, se sabe que la velocidad a la que uno come puede afectar la liberación de hormonas intestinales, que permiten al cerebro enviar la señal de saciedad.

¿Cuánto tiempo se requiere para que el cuerpo y nuestro cerebro se comuniquen y el cuerpo registre la sensación de saciedad?

Algunos expertos dicen que puede tomar hasta 20 minutos para que la señal del organismo llegue al cerebro, así que en teoría, alguien que mastica un alimento una mayor cantidad de veces o come más despacio, facilita la comunicación con el cerebro y difícilmente rebasará u verdadero punto de saciedad. Es por eso que se recomienda realizar las comidas con tiempo, disfrutando y saboreando los alimentos para lograr identificar nuestro verdadero punto de saciedad.

Existen diversos estudios que confirman que comer despacio se traduce en comer menos y bajar de peso. Los resultados de dos estudios se presentan a continuación:

Un estudio reciente de la Universidad de Rhode Island demuestra lo siguiente: las personas que comen despacio consumen 60g de comida por minuto, mientras que la gente que come más rápido consume 93g de comida por minuto (35% más que aquellos que comen despacio). Los hombres tienden a consumir más comida por minuto que las mujeres. Aquellos que comen más rápido dan mordidas más grandes a la comida y mastican menos antes de tragarla.

Un estudio presentado en la Asociación Norteamericana para el Estudio de la Obesidad en el año 2008 presentó resultados convincentes en los cuales los sujetos que masticaban un mayor número de veces y comían más despacio, consumieron 25% menos Calorías que aquellos que comieron más rápido.

7 Consejos para bajar de peso comiendo menos

1. Intenta comer más despacio y realiza pequeñas pausas entre los platillos que conforman tu comida.

2. Consume trozos de comida más pequeños e intenta masticarlos por más tiempo. Lo ideal es masticar cada bocado aproximadamente 20 veces.

3. No comas viendo la televisión o trabajando en la computadora, ya que de esta manera perderás la atención de lo que estás consumiendo y la saciedad llegará mucho más tarde de lo esperado traduciéndose en una mayor ingesta de alimentos.

4. Aprende a escuchar tu cuerpo, empieza a distinguir entre hambre y antojo y déjate guiar por tu propia señal de saciedad.

5. Usa platos, tazones, cubiertos e instrumentos para servir la comida más pequeños. (Estudios de la Universidad de Cornell muestran que reducir 5cm de diámetro del plato en el que comes normalmente, reducirá tu ingesta hasta en un 22%)

6. Comer una galleta, una tostada o un pan con un pequeño trozo de queso o un caramelo de 5 a 10 minutos antes de la comida, te ayudará a comer menos ya que le dará tiempo a tu cerebro de recibir la señal de saciedad a tiempo.

7. Llegar con mucha hambre a la siguiente comida puede hacer que comas más deprisa y por lo tanto comas más de lo que tu organismo necesita. Por lo tanto procura hacer pequeñas colaciones o refrigerios entre comidas. Prefiere frutas y verduras frescas.

Fdo: Mónica Mª Gil Martínez

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Comments are closed.