Cómo incorporar los frutos secos a la dieta

Publicado 15th octubre 2013 en Saludable

Bajo el paraguas de la dieta mediterránea se está gestando una nueva cultura alimentaria más sana y que en definitiva no significa otra cosa que el retomo a nuestras propias raíces culinarias.

En un principio cabe destacar que los frutos secos se encuentran dentro de la llamada ‘pirámide de la dieta mediterránea, que seguramente muchos conoceréis, y que no es otra cosa que el estudio de frecuencias de ingesta de alimentos: en la cima de dicha pirámide se hallan las carnes rojas (ingesta unas cuantas veces al mes), se desciende un escalón para hallar alimentos como huevos, pescado, dulces o pollo (ingesta unas cuantas veces por semana), y finalmente en la base hallamos los alimentos de consumo diario: lácteos y aceite de oliva; frutas, verduras, legumbres y frutos secos; pan, pasta, cereales, arroz y patatas.

La dieta mediterránea se ha convertido con el tiempo en sinónimo de un estilo culinario sabroso y sencillo, a la vez que saludable tanto por la variedad de los alimentos que la componen como por las propiedades nutritivas de éstos.

La expansión del concepto de dieta mediterránea ha significado pues un esfuerzo de promoción de productos corno los frutos secos, que se contraponen a la comida rápida, que tanto terreno ha ganado en base sobre todo a publicidad agresiva.frutos

Dada sus valiosas propiedades nutricionales así como el impacto positivo que puede tener sobre la salud el consumo diario de frutos secos en pequeñas cantidades, debemos encontrar variadas formas de incorporar frutos secos a la dieta, tarea no muy compleja debido a la versatilidad y larga vida que estos ingredientes poseen.

Podemos incorporar frutos secos a modo de aperitivos o snacks entre horas, también podemos añadir nueces o almendras picadas a un yogur o tazón de leche para el desayuno o merienda. Otra opción es incluir piñones o cacahuetes a una salsa para pastas, como puede ser la salsa pestosalsa romesco salsa de nueces.

También pueden ser la fuente de grasas de nuestra ensalada o de un relleno de pastas y pueden formar parte de un pan como este pan de canela con nueces, o de un pastel como esta receta de pastel de manzana, almendras y moscatel.

Otra alternativa es picar los frutos secos finamente y rebozar con ellos junto al pan rallado o utilizarlos para formar una costra tostada de una carne. También se puede hacer un puré de frutos secos y utilizar esta pasta para untar galletas o pan, un ejemplo de esta preparación es el puré de castañas.

Una última opción para incorporar frutos secos a la dieta es elaborar una sopa con ellos, como la sopa de avellanas muy fácil de preparar.

Son alimentos fáciles de trasladar, no requieren condiciones especiales para conservarse y pueden utilizarse en preparaciones saladas o dulces, frías o calientes, por ello, no puedes dejar de incorporar frutos secos a tu dieta y disfrutar de sus grandes propiedades nutricionales.

 

Firmado: Mónica Mª Gil Martínez

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Comentarios: Closed Etiquetas: , , ,

Comments are closed.