Embarazo y sobrepeso

Publicado 3rd junio 2011 en Bienestar, Saludable

El aumento actual del sobrepeso y la obesidad ha alcanzado cifras preocupantes. Una circunstancia destacada es el caso de las mujeres que deciden quedarse embarazadas. Sobrepeso y obesidad son enfermedades que causan importantes alteraciones metabólicas que influyen tanto en la salud de la madre embarazada, como en el desarrollo del feto. Antes de la concepción, durante la gestación e, incluso, tras el parto, la evolución metabólica del recién nacido puede resultar afectada por el estado nutricional de la madre previo a la concepción y durante el embarazo (incluido el peso y la ganancia del mismo en este periodo). Por tanto, en términos de salud pública, el peso de la madre antes y durante la gestación afectará a la salud de las próximas generaciones. Numerosas instituciones y sociedades científicas advierten de  la necesidad de aportar una adecuada información para las mujeres en edad fértil desde una perspectiva previa al embarazo, o entre embarazos, con el fin de minimizar las posibles complicaciones derivadas del sobrepeso u obesidad.

 Sobrepeso, fertilidad y concepción

 El 18,01% de las españolas entre 18 y 24 años tiene sobrepeso u obesidad. En la franja de edad entre 25 y 44 años, este porcentaje asciende hasta el 33,9%, es decir, afecta a una de cada tres mujeres, según datos de la última encuesta europea de salud (2009) facilitados por el Instituto Nacional de Estadística. Esta situación podría tener consecuencias negativas para sus expectativas en el momento de quedarse embarazadas.

La fertilidad, entendida como la posibilidad de que una mujer se pueda quedar embarazada, depende de numerosos factores hormonales que están, a su vez, en relación con el tejido adiposo. Esta relación se puede entender con facilidad cuando se comprende que entre las múltiples funciones de este tejido se incluyen las relativas a la producción y regulación de las hormonas sexuales. En diversos estudios realizados en mujeres con distinta situación ponderal, los niveles medidos en sangre tanto de andrógenos como de estrógenos (hormonas sexuales) guardaron relación con la cuantificación de su masa grasa. Además, la resistencia a la insulina (circunstancia previa a la diabetes) es un factor que reduce la fertilidad. La conexión entre obesidad y resistencia a la insulina está muy bien establecida.  

Se han detectado múltiples asociaciones entre la obesidad en la adolescencia y en mujeres jóvenes y determinadas alteraciones del ciclo hormonal femenino, tales como amenorrea, oligomenorrea (ciclos irregulares) y ciclos menstruales largos. En conjunto, todas estas circunstancias alteran la fertilidad femenina y, por tanto, la posibilidad de quedarse embarazada. En relación con estas circunstancias, cierta evidencia indica que, cuando una mujer toma esta decisión, el tiempo que tarda en conseguirlo es mayor en el caso de quienes padecen obesidad, que entre quienes mantienen un peso adecuado. 

Firmado: Sara Gordo

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Comentarios: 0 » Etiquetas: , , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Comentarios