La elección de la alimentación ecológica para tu bebé

Publicado 10th octubre 2013 en Come sano

Cada vez son más los padres concienciados que, tras la leche materna, cuando llega la hora de empezar con la alimentación complementaria, quieren alimentar a sus hijos, al menos durante el primer año de vida, con alimentos ecológicos, porque saben que con ellos alimentan a los pequeños con la comida de la más alta calidad, y que buscan esta alternativa para garantizar su bienestar.

El nacimiento de una nueva vida es una gran suerte y un milagro a la vez. Esa pequeña sonrisa sin dientes cambia la vida de los papás y los adentra en una etapa repleta de responsabilidades. Decidir cómo alimentarle, dónde educarle, qué juegos son los adecuados, cada paso marcará su carácter y lo hará crecer a pasos agigantados.

Sin duda alguna lo mejor para los bebés es la leche materna. La lactancia aporta al niño una gran cantidad de componentes nutritivos y protectores imprescindibles para desarrollar sus defensas y el intenso contacto que se establece entre la madre y el hijo les proporciona una sensación insustituible de amor, protección y seguridad. Por ello lo ideal es recurrir a la lactancia materna en exclusiva durante los primeros 6 meses y a partir de ahí combinarlo con alimentos infantiles adecuados a la edad del peque.

Pero hay mamás que no pueden amamantar a su bebé por diferentes causas o cuyo alimento no es suficiente para el pequeño. En ese caso es necesario recurrir a leche para lactantes de tipo 1 e ir adecuando a su edad y a sus crecientes necesidades alimenticias los diferentes niveles de leche de continuación.

PRODUCTOS ECOLOGICOSLlegará un momento en que la leche no saciará al niño y ahí es cuando deberemos comenzar con fase complementaria. Normalmente se empieza a dar entre los 4 y los 6 meses aunque cada niño se desarrolla a un ritmo diferente.

La primera comida no líquida debería ser un alimento a base de verduras. Se recomienda empezar con papilla de zanahoria, ya que es suave y fácilmente digerible, aunque también puede alternarse con chirivía o calabaza, para sustituir a la leche materna o el biberón del mediodía.

Si tolera bien las papillas durante las primeras dos semanas podemos introducir la patata y unas dos o tres veces por semana algo de carne (unos 20 gramos), debido a que los nutrientes de la carne ayudan a la absorción del hierro. Se pueden usar carnes magras de ternera o pavo, y potitos de verdura y carne de agricultura ecológica. A partir del 6º mes pueden introducirse otras verduras como el brócoli, el hinojo, las espinacas o la coliflor.

El siguiente paso es sustituir la toma de la noche por una papilla a base de leche y cereales. A partir del 5º o 6º mes se puede introducir la papilla de frutas sin leche para sustituir la toma de la tarde y posponer la papilla de leche para la tarde-noche. Las mejores frutas para la transición son las frutas suaves como las manzanas, peras, plátanos o melocotones. Las frutas exóticas o mezcla de frutas es mejor que se prueben por separado después de la introducción de la papilla de frutas sencilla.

Alrededor de los 8º mes el bebé estará listo para tomar pequeños trozos. Este cambio en la alimentación estimulará la masticación del niño y le preparará para la transición a la alimentación adulta.

Cada vez son más los padres concienciados que, tras la leche materna, cuando llega la hora de empezar con la alimentación complementaria, quieren alimentar a sus hijos, al menos durante el primer año de vida, con alimentos ecológicos, porque saben que con ellos alimentan a los pequeños con la comida de la más alta calidad, y que buscan esta alternativa para garantizar su bienestar.

La elección de la alimentación ecológica para tu bebé contribuirá a la disminución de las intolerancias alimenticias puesto que con ella se elimina el riesgo de consumir productos adulterados y biológicamente modificados.

 

Firmado: Mónica Mª Gil Martínez

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Comentarios: Closed Etiquetas: ,

Comments are closed.