Anorexia y Bulimia Nerviosas

Publicado 8th febrero 2011 en Bienestar

La Anorexia y la Bulimia, por desgracia, son un problema cada vez más extendido en nuestra sociedad, especialmente entre nuestros jóvenes.

        Prevenir los trastornos alimenticios, en particular estos dos, se han convertido en una necesidad de nuestra sociedad.

ACLARANDO CONCEPTOS:

         Tanto la anorexia como la bulimia nerviosas, son problemas de salud que se manifiestan como trastornos del comportamiento alimentario y que, a veces, cuando no se tratan adecuadamente, pueden poner en peligro la vida de las personas que las sufren.

        Normalmente, suelen ser las mujeres las que lo padecen. Es un proceso que se inicia de manera casi imperceptible, incluso puede pasar desapercibido en principio. Afecta a cualquier edad, siendo más propensa a aparecer en la adolescencia, debido al momento vital de cambio y de búsqueda de la propia identidad.

        Las personas que padecen alguno de esos trastornos, comparten una preocupación excesiva por no engordar, haciendo que la comida se convierta en la única preocupación y desatendiendo progresivamente otros aspectos de su vida.

        La diferencia entre uno y otro trastorno es la manera que tiene el enfermo de enfrentarse a la comida. Incluso puede darse el caso de que un mismo enfermo sufra ambos trastornos alternativa o sucesivamente.

        La ANOREXIA NERVIOSA, se caracteriza por un miedo exagerado a engordar y por una distorsión de la imagen corporal, ay que las personas que la padecen se sientes y se ven gordas cuando no lo están. Esto desemboca en los siguientes comportamientos:

  • Comen cada vez menos
  • Realizan ejercicio físico intenso, con la única idea de adelgazar
  • En ocasiones, vomitan y/o utilizan diuréticos y laxantes para perder más peso.

 

Este tipo de conductas hará que pierdan peso de manera excesiva, y que esta provoque otras repercusiones físicas como la retirada del periodo, caída del cabello, y en fases más extremas problemas tales como la desnutrición, problemas de circulación, de corazón y desequilibrios hormonales que pueden poner en peligro sus vidas.

    En la BULIMIA NERVIOSA, junto con el miedo a la gordura, hay un sentimiento de pérdida de control sobre la comida, siendo habituales los atracones compulsivos. Una vez que se produce el atracón, la sensación culpabilidad es tan grande que son frecuentes lo vómitos provocados, seguido de periodos de ayuno, acompañados del uso excesivo de fármacos.

 

    Cualquiera de estos comportamientos, producen una gran vergüenza  las personas que los padecen por ello, suelen realizarse a escondidas. Es bastante importante tener en cuenta, que, en el caso de la Bulimia, el peso puede ser normal, por tanto es un trastorno menos visible. Aún teniendo en cuenta este factor también puede producir complicaciones físicas: Erosiones en nudillo y dientes (al provocar el vómito), aumento de tamaño de las glándulas salivares, alteraciones del nivel de potasio y sodio en sangre que puede provocar parada cardiaca, esofaguitos e incluso una rotura en el esófago y estómago.

    Tanto en Anorexia como en Bulimia, hay que tener claro que le problema NO ES LA ALIMENTACIÓN, si no el modo en el que la persona se valora así misma. Es decir, nos enfrentamos a un problema de salud mental que tiene tratamiento específico y que lo mejor es intentar prevenir 

FACTORES QUE INFLUYEN EN LA APARICIÓN DE ESTOS PROBLEMAS:

        En la sociedad actual, la moda, los medios de comunicación, los “mensajes” de la publicidad, nos llevan a crear la visión de que para tener éxito en la vida, es IMPRESCINDIBLE, ser guapo/a y que, sobre todo en el caso de las mujeres, ser guapa, implica “NECESARIAMENTE” estar delgada.

        Las dietas, de todo tipo, son una práctica habitual en nuestra sociedad, sin que ello implique, en la mayoría de los casos, una patología. Aunque todos participamos de esta situación social, es cierto que algunas personas, en algunas etapas de la vida, tienen algunas características psicológicas que les hacen especialmente sensibles a este tipo de mensajes y llevarlos a cabo puede convertirse en una auténtica obsesión.

        La forma y en momento en particular en que cada persona vive, siente, asimila o interioriza dichos mensajes contribuye, entre otros factores a que enferme o no. Esto es así porque cada persona tiene una historia particular, una forma de entender la vida, de enfrentarse a los problemas, de resolverlos, y por supuesto tiene una valoración de sí misma. En resumen, cada persona tiene su propio carácter y personalidad.

 

         En la adolescencia, la búsqueda de una identidad propia, la progresiva autonomía y la integración en grupos fuera de la familia hace que los jóvenes busquen modelos a quienes parecerse y con quien identificarse, lo que les hace más vulnerables a las modas.

        Lo habitual es que sienta una mayor preocupación por su aspecto físico y que realice cambios en los hábitos de vida. Todo esto es normal, pero cuando el adolescente “siente” que el cuerpo es el modo principal de aceptación en el grupo y por tanto, el triunfo social, corre el riesgo de enfermar.

         Sin embargo, si estamos atentos a su desarrollo y podemos valorar los cambios que se producen en ellos, se puede detectar de forma precoz las señales que nos alertan de que algo está sucediendo.

SEÑALES QUE NOS ALERTAN DE ALGUN TRASTORNO:

        Sabemos que la adolescencia es un momento de cambios que afectan a la totalidad de la persona, y que en ella se adoptan una serie de comportamientos que a los adultos nos parecen raros. Es normal que aparezcan algunos trastornos en la alimentación.

        La existencia de este tipo de actitudes no implica necesariamente que se vaya a desarrollar una enfermedad, pero sí nos debe mantener alerta. Algunas señales de que un adolescente pueda estar desarrollando algún trastornos son:

  • PROGRESIVO AISLAMIENTO de los compañeros y/o amigos, apariencia infeliz, decaimiento y pérdida de interés por las actividades en las que participa.
  • EXCESIVA PREOCUPACIÓN POR LOS ESTUDIOS, independientemente de los resultados. El adolescente tiene comportamientos “raros”, y su nivel de exigencia personal es tan grande que no disfrutan de sus resultados por muy buenos que sean.
  • COMPORTAMIENTOS EXTRAÑOS A LA HORA DE COMER, cambiando radicalmente sus hábitos, como esconder comida, tirarla, desmenuzarla…
  • EVITAR ROPA AJUSTADA O MOSTRAR PARTES DE SU CUERPO, cuando eso es lo normal en clase de gimnasia, en verano…

 

COMO ACTUAR ANTE UN ENFERMO:

 

  • No es conveniente hacer comentarios sobre el aspecto físico, aunque a priori pueda parecer positivo. La preocupación por no coger peso es tan importante que cualquier comentario es malinterpretado.
  • No desvelar el problema ante otros
  • Debemos facilitar los controles médicos

 

Lo más importante es que son personales y corrientes que deben ser tatadas como tales, para no agravar el problema, y obviamente, SIEMPRE SIEMPRE, BUSCAR AYUDA ESPECIALIZADA.

 

 

DONDE RECURRIR:

En caso de que se necesite ayuda especializada, os pasamos algunas asociaciaciones y enlaces que nos pueden servir de ayuda:

  • ADANER (Asociación en Defensa de la Atención a la Anorexia Nerviosa): 91 555 67 61 / 91 577 02 61
  • ANTARES (Asociación para la Prevención y el Tratamiento de los Trastornos de la Conducta Alimentaria): 91 614 10 68/ 91 617 55 15
  • ACABAF (Asociación Contra la Anorexia y Bulimia en el Apoyo Familiar): 91 698 29 17

 

  • Asociación “PROTEGELES” http://www.protegeles.com/ (Es una línea de denuncia para proteger a los menores avaladas por el Defensor del menos de la Comunidad de Madrid)
  • TCA, web de las enfermedades relacionadas con el trastorno de la conducta alimentaria, que contiene documentos y guías bastante interesantes http://es.salut.conecta.it/documentos1.htm
  • Ministerio de Educación y Ciencia, contiene información una guía sobre nutrición saludable, muy útil en el ámbito escolar.     http://www.educacion.es

Firmado: Sara Gordo

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Comentarios