Alimentación en el primer año de vida

Publicado 26th julio 2011 en Saludable

Durante el primer año, tu hijo crecerá más rápidamente que en cualquier otra época de su vida. Es la etapa en la que los cuidados en la alimentación del niño son más importantes. Además de proporcionar el aporte nutritivo necesario para el crecimiento, se deben crear unos hábitos alimentarios correctos que sirvan de base para un desarrollo sano y equilibrado, no sólo de pequeño, sino a lo largo de toda la vida.

La responsabilidad es de los papás. Por ello y para que os sirva de ayuda, a continuación os indicamos una serie de recomendaciones a seguir para que vuestro hijo se desarrolle en las mejores condiciones.

LACTANCIA MATERNA

            La recomendación fundamental es alimentar a los bebés con lactancia materna durante los primeros 6 meses, salvo contraindicación del pediatra. La leche materna aporta las sustancias nutritivas que el niño precisa para cubrir sus necesidades de crecimiento y desarrollo: además aumenta el lazo afectivo entre madre e hijo.

            Si por cualquier causa, no puedes o no quieres dar de mamar a tu hijo, NO TE PREOCUPES, el pediatra te recomendará otras fórmulas lácteas adecuadas para el crecimiento del bebé.

A PARTIR DEL 6º MES

            La alimentación complementaria (cualquier alimento diferente a la leche), nunca debe iniciarse antes del 4º mes, y es deseable, siguiendo las indicaciones del pediatra, no hacerlos hasta el 6º mes, ya que a partir de esta edad la alimentación láctea exclusiva es insuficiente.

            La introducción de nuevos alimentos se hará de uno en uno, con intervalos de una semana, para poder observar la posible aparición de reacciones adversas y para que el niño se acostumbre al cambio de sabores.

TIPOS DE ALIMENTOS

CEREALES: Aportan sobre todo energía. Se debe empezar tomando harina de cereales SIN gluten, ya que este se introducirá a partir del 6º mes. Tampoco se deben tomar antes de esta fecha pan, galletas, magdalenas, bizcochos, etc…

FRUTAS Y VERDURAS: Son fuente importante de vitaminas. Primero se tomarán como zumo, y luego como papilla, utilizando frutas de temporada, sin añadir azúcar, comenzando con naranjas, mandarinas, plátano, pera, manzana y uvas.

A partir del 6º mes se puede tomar puré de verduras, sin añadir sal.

CARNES: Aportan sobre todo proteínas. A partir del 6º ó 7º mes se puede añadir al puré de verduras: 30 – 50 gr al día, comenzando con el pollo y pavo, incluyendo después ternera, vaca, cordero…etc, aunque no es aconsejable la carne con mucha grasa como la des cerdo, los sesos…

PESCADOS: Al igual que la carne, aportan sobre todo proteínas. Se introducirán entre el 9º ó 10º mes, comenzando por pescado blanco en cantidad similar a la carne.

HUEVOS: Su composición fundamental es la grasa en la yema y proteínas en la clara. Se pueden empezar a tomar entre el 10º y el 12º mes, añadiendo un poco de yema cocida al puré de verduras y si es bien tolerado, aumentar la cantidad hasta un máximo de 3 yemas a la semana. La clara no se dará antes de los 12meses. Siempre se debe cocer el huevo para evitar la transmisión de enfermedades y aumentar el valor nutritivo.

POSTRES LÁCTEOS: El yogurt puede introducirse a partir del 8º mes, siempre de tipo natural y sin añadirle azúcar. No es recomendable dar de forma habitual derivados lácteo de alto contenido en grasas.

LECHE DE VACA: nunca debe darse de los 12 meses

RECUERDA QUE:

            Es importante que la dieta sea variada

            Es importante crear hábitos alimentarios correctos

            Los alimentos deben introducirse progresivamente siguiendo las pautas señaladas para cada tipo

            Los cambios en la alimentación de vuestro hijo tienen que ser indicados por el pediatra.

Firmado: Sara Gordo

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Comentarios